¡Atención! Este sitio usa cookies.

Este sitio usa cookies propias y de terceros para analizar hábitos de navegación anónimos y mejorar tu experiencia, tal como se recoge en nuestra Política de Cookies. Antes de seguir navegando, te invitamos a leerla haciendo clic en ‘Saber más’. Al pulsar ‘Acepto’, reconoces haber leído y aceptado tal información. Saber más

Acepto

Empresa de traducción

Blog de InterTraducción

Bienvenidos al blog de InterTraducción, empresa de traducción.

Un libro… ¿una traducción?

por en Literatura
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 2035
  • 0 Comentarios
  • Imprimir
2035

Hace unos meses me encontraba buceando entre las obras de una librería de Madrid en busca de nuevas adquisiciones. Me fijé concretamente en Las Memorias de Sherlock Holmes, de Sir Arthur Conan Doyle. Dicho libro estaba disponible en dos ediciones diferentes, y lo que cambiaba de una a otra era la editorial, el precio y algo más: la traducción. Ambas eran ediciones españolas, pero la redacción y el estilo no eran los mismos. Evidentemente, habían sido traducidos en momentos diferentes y por personas diferentes.

Retraducir libros

 

Lo cierto es que cuando leemos a Conan Doyle en español, no estamos leyendo a Conan Doyle. Leemos un texto redactado por otra persona, reconstruido y adaptado (con mayor o menor éxito) a nuestras convenciones lingüísticas, modismos, localismos, etc. Que dicho trabajo pase desapercibido para el lector es probablemente una buena señal. Al igual que ocurre con el doblaje, si no pensamos “esto suena raro” y aceptamos el resultado como algo natural, significa que el traductor ha hecho un buen trabajo.

Retraducir libros

Ahora bien, la versión traducida que tenemos entre las manos podría no ser la única. Efectivamente, cada cierto tiempo se vuelven a traducir libros que ya habían sido previamente adaptados. ¿Por qué? El lenguaje es algo vivo, y como tal evoluciona a lo largo del tiempo, por lo que no es extraño que viejas obras deban ser revisadas. Los más puristas dirán incluso que una traducción siempre es susceptible de mejorar.

Pero si hablamos de España, el tema adquiere nuevas dimensiones, ya que es significativa la cantidad de traducciones adulteradas (o directamente recortadas) que se dieron durante el periodo de dictadura franquista. Y del mismo modo que no es extraña la práctica de retraducir, también es posible que nos encontremos traducciones que han permanecido invariables desde que se llevaron a cabo hasta la actualidad.

¿Quién sabe? Tal vez el libro que descansa sobre vuestra mesita de noche no sea la única versión española del mismo… ni la última.

Calificar el artículo:

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Martes, 07 Diciembre 2021