¡Atención! Este sitio usa cookies.

Este sitio usa cookies propias y de terceros para analizar hábitos de navegación anónimos y mejorar tu experiencia, tal como se recoge en nuestra Política de Cookies. Antes de seguir navegando, te invitamos a leerla haciendo clic en ‘Saber más’. Al pulsar ‘Acepto’, reconoces haber leído y aceptado tal información. Saber más

Acepto

Empresa de traducción

Blog de InterTraducción

Bienvenidos al blog de InterTraducción, empresa de traducción.

Poniendo cara a Cervantes

por en Curiosidades
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 2285
  • 0 Comentarios
  • Imprimir
2285

Que una figura como la de Miguel de Cervantes esté rodeada de tantos y tan grandes misterios es, cuanto menos, llamativo. En 2015 descubrimos dónde descansaban sus restos mortales. Sin embargo, aún no sabemos, por ejemplo, cómo era su verdadero rostro. Porque, en efecto, el hombre que aparece en el archiconocido retrato que adorna el presente artículo y que con motivo del IV Centenario ha ocupado portadas de periódicos y revistas especializadas, no es Miguel de Cervantes. O, al menos, no existen pruebas irrefutables de que lo sea.

Retrato de Cervantes atribuido a Juan de Jáuregui

 

Comencemos por el principio. Partimos de la base de que hay muchos retratos de Cervantes distintos, pero ninguno de ellos coetáneo al propio escritor. Todos se basan en una descripción que hizo de sí mismo en el prólogo de Novelas ejemplares:

"Este que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro, los bigotes grandes, la boca pequeña, los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y ésos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los unos con los otros; el cuerpo entre dos extremos, ni grande, ni pequeño, la color viva, antes blanca que morena; algo cargado de espaldas, y no muy ligero de pies; éste digo que es el rostro del autor de La Galatea y de Don Quijote de la Mancha".

Por eso todas las esculturas y retratos de Miguel de Cervantes siguen un mismo patrón, y sin embargo, no siempre parecen representar al mismo hombre. Cada artista ha hecho su "libre" interpretación en base a las mencionadas líneas.

Entonces, ¿por qué es tan famoso el retrato que citábamos al principio? Si volvemos al prólogo de las Novelas ejemplares, nos encontramos con que Cervantes menciona a Juan de Jáuregui como el artista elegido para retratarle, con estas palabras:

"…el cual amigo bien pudiera, como es uso y costumbre, grabarme y esculpirme en la primera hoja deste libro, pues le diera mi retrato el famoso don Juan de Jáuregui, y con esto quedara mi ambición satisfecha, y el deseo de algunos que querrían saber qué rostro y talle tiene quien se atreve a salir con tantas invenciones en la plaza del mundo, a los ojos de las gentes, poniendo debajo del retrato:…"

… a lo que seguiría la descripción vista más arriba.

Pues bien, en la famosa pintura (sita en la Real Academia Española) se lee claramente «Don Miguel de Cervantes Saavedra» y «Iuan de Iaurigui pinxit, año 1600». Por ello, este retrato es el que popularmente se suele aceptar como auténtico y es el más usado. Sin embargo, la mayoría de expertos afirman que se trata de una falsificación muy posterior al año 1600, cuyo autor firmó como si fuera Juan de Jáuregui. Por tanto, la persona que aparece en el retrato no sería realmente Cervantes, sino una de tantas representaciones realizadas a partir del texto. Para apoyar tales argumentos se han realizado análisis de la pintura y se alude a errores en la inscripción; y es que sería muy improbable que alguien de origen tan humilde como Cervantes recibiera el tratamiento de "don" en aquella época. Además, si Juan de Jáuregui hubiera pintado dicho retrato en 1600, contaría, como mucho, con 17 años de edad, lo que muchos ven improbable. No obstante, no falta quien aporta sus propios contrargumentos ante estas afirmaciones.

En definitiva, ¿se habrá perdido el auténtico retrato de Juan de Jáuregui o  es el que encontramos en la Real Academia? Mientras esperamos a que algún día se descubra la verdad, podemos decir que el mejor retrato que tenemos de Cervantes es el que nos describe él mismo de su puño y letra.

Calificar el artículo:

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Viernes, 22 Octubre 2021