¡Atención! Este sitio usa cookies.

Este sitio usa cookies propias y de terceros para analizar hábitos de navegación anónimos y mejorar tu experiencia, tal como se recoge en nuestra Política de Cookies. Antes de seguir navegando, te invitamos a leerla haciendo clic en ‘Saber más’. Al pulsar ‘Acepto’, reconoces haber leído y aceptado tal información. Saber más

Acepto

Empresa de traducción

Blog de InterTraducción

Bienvenidos al blog de InterTraducción, empresa de traducción.

Mitos sobre la leche de vaca

por en Gastronomía
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 1721
  • 0 Comentarios
  • Imprimir
1721

Es un producto muy utilizado a lo largo de la historia y no todo lo que se dice sobre su consumo tiene por qué ser cierto. b2ap3_thumbnail_milk-518067_1280.jpg

 

Hay muchas creencias falsas acerca del consumo de leche de vaca y de sus propiedades. Algunas de ellas son las siguientes:

No es recomendable una vez que no somos lactantes. Existe desde hace un tiempo una corriente de opinión que lo considera un alimento a evitar. Para argumentar esta teoría se nos razona con la idea de que ningún mamífero vuelve a probarla después del destete, ya que en ese momento desaparecen las enzimas que la metabolizan, de manera natural. En realidad esta afirmación no es correcta. Lo que sí está comprobado es que cuando una persona no toma leche de forma habitual se pierden las enzimas que la digieren, especialmente la lactasa. El único motivo por lo que esto ocurre es porque se deja de consumir. En los países nórdicos, por ejemplo, es muy extraño encontrarse con intolerancias a la lactasa, mientras que en Asia se da justamente el fenómeno inverso, porque su consumo está muy poco extendido.

Necesita cocción en todos los casos. Sólo es necesario cuando la leche se compra cruda o recién ordeñada. Es la manera de esterilizarla. Por lo demás, solo comentar que no hay que calentarla de más, para para que no pierda su valor nutritivo.

Es buena para la piel. Nuestros antepasados relacionaron su consumo con el rejuvenecimiento de la piel. Sin embargo, aunque es cierto que la leche tiene ciertas propiedades protectoras, no por consumirla con mayor frecuencia mejorará la calidad y el estado de nuestra piel.

Después de la leche nada eches. Seguro que has escuchado esta frase en más de una ocasión, repetida generación tras generación. Pues bien, no está justificado de ninguna manera y no resulta peligroso para nuestra salud.

 

Calificar el artículo:

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Viernes, 22 Octubre 2021