¡Atención! Este sitio usa cookies.

Este sitio usa cookies propias y de terceros para analizar hábitos de navegación anónimos y mejorar tu experiencia, tal como se recoge en nuestra Política de Cookies. Antes de seguir navegando, te invitamos a leerla haciendo clic en ‘Saber más’. Al pulsar ‘Acepto’, reconoces haber leído y aceptado tal información. Saber más

Acepto

Empresa de traducción

Blog de InterTraducción

Bienvenidos al blog de InterTraducción, empresa de traducción.

Hitos extraordinarios

por en General
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 1942
  • 0 Comentarios
  • Imprimir
1942

Hoy vamos a dedicar esta entrada a una gran olvidada para la historia de la ciencia en nuestro país y que, sin embargo, sí tiene su meritorio reconocimiento al otro lado del Atlántico.

b2ap3_thumbnail_glassship3002.jpg

Hace unos días saltaba la noticia de un niño infectado de difteria, no vacunado por decisión de sus padres. Este hecho ha llevado a que me informara sobre los orígenes de las vacunaciones y cómo su uso fue extendiéndose. En ese punto nos encontramos con la figura decisiva de Isabel Cendala, mujer clave en la preparación de un exitoso viaje en la expedición que extendió la primera vacuna global que se conoce. En aquel caso, para intentar luchar contra la mortal viruela. A día de hoy, esta mujer es considerada como la primera enfermera de Salud Pública de México.

Ella trabajaba de rectora en el Hospicio de la Coruña y el doctor Balmis la escogió como miembro en la Expedición. Finalmente, el histórico viaje zarpaba en barco del puerto de La Coruña, el 30 de noviembre de 1803. Buscaban evitar los grandes estragos que la viruela causaba en la época, siendo causa de mortalidad en todo aquel que contraía la enfermedad y que iba en aumento. Para difundir la vacunación contra la viruela en los territorios españoles de ultramar, llevaron la linfa inoculándola a niños de un Hospicio de La Coruña. Esos niños fueron los portadores iniciales de la vacuna de la viruela; vacunados de forma secuencial de brazo a brazo, cada 0 o 10 días sirvieron como una cadena viva de transmisión. Niños de los países donde la expedición se detenía, iban formando parte paulatinamente de la cadena de la vacuna. El viaje alrededor del mundo duró casi cuatro años y es considerada como la primera campaña global de vacunación.

La labor de Isabel era, entre otras, la de cuidar, acompañar, serenar y entretener a los niños en las largas travesías marítimas. Su esfuerzo fue elogiado por el Dr. Balmis en diferentes documentos y así reza en uno de ellos: “La enfermera y Rectora Isabel Sendales y Gómez que con el excesivo trabajo y rigor de los diferentes climas que hemos recorrido, perdió enteramente la salud, infatigable noche y día, ha derramado todas las ternuras de la más sensible Madre sobre los 26 angelitos que tiene a su cuidado, del mismo modo que lo hizo desde La Coruña y en todos los viajes los ha asistido enteramente en sus continuadas enfermedades”.

La figura de la enfermera es enigmática y no se conocen demasiados datos acerca de su vida, a pesar de ser reconocida como uno de los pilares de la expedición. Al volver de las islas Filipinas, la rectora rompió con los lazos que la vinculaban a la península y se estableció en Puebla de Los Ángeles.

Calificar el artículo:

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Miércoles, 10 Agosto 2022