¡Atención! Este sitio usa cookies.

Este sitio usa cookies propias y de terceros para analizar hábitos de navegación anónimos y mejorar tu experiencia, tal como se recoge en nuestra Política de Cookies. Antes de seguir navegando, te invitamos a leerla haciendo clic en ‘Saber más’. Al pulsar ‘Acepto’, reconoces haber leído y aceptado tal información. Saber más

Acepto

Empresa de traducción

Blog de InterTraducción

Bienvenidos al blog de InterTraducción, empresa de traducción.

Curiosidades de la Semana Santa

por en Curiosidades
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 2199
  • 0 Comentarios
  • Imprimir
2199

Con motivo de las fechas que se aproximan, te contamos 7 cosas que (probablemente) no sabías de la Semana Santa.

Semana Santa en Palencia

 

Los capirotes

Los nazarenos o penitentes, con sus característicos capirotes, son la imagen más icónica de la Semana Santa española. El origen del capirote y su simbología lo encontramos en la Edad Media. A los reos de Inquisición Española se les colocaba un gorro de cartón con forma cónica y alargada, a modo de mofa, escarnio y humillación. Varios siglos después, algunas hermandades incorporaron este objeto a la indumentaria de los nazarenos en Semana Santa, como símbolo de castigo y penitencia. Adicionalmente, su forma de cono alargado se interpreta como un símbolo de acercamiento al cielo. Como curiosidad, se cree que existe una simbología parecida en los cipreses, árboles cuya forma alta y alargada representarían la unión de la tierra y el cielo, y de ahí su uso en cementerios.


Los pasos procesionales

Nuevamente, nos remontamos al Medievo para encontrar el origen de esta tradición, aunque por entonces, los llamados pasos no llevaban tallas tal y como ocurre hoy en día. Se trataba de representaciones teatrales religiosas de carácter ambulante. Los actores, caracterizados como los diferentes personajes, realizaban sus interpretaciones sobre una amplia plataforma llevada por doce personas. Esta representación iconográfica ha ido evolucionando hasta los pasos que hoy conocemos.


¿Por qué nunca cae en las mismas fechas?

Las fechas de Semana Santa vienen determinadas por el calendario lunar. A partir del Concilio de Nicea del año 325, se estableció que el Domingo de Pascua sería el domingo siguiente a la primera luna llena de la primavera. Por ejemplo, en 2015, la primera luna llena tras el equinoccio de primavera es el sábado 4 de abril, por lo que el domingo de Pascua es el 5 de abril.

 

¿Por qué siempre hace mal tiempo?

Bueno, no siempre. Pero a pesar de la variabilidad de la fecha, raro es el año en el que no haga mal tiempo algún día. Y no es precisamente mala suerte o voluntad divina. Marzo y abril son los meses más inestables del año debido a la transición meteorológica característica de la época, inestabilidad provocada por los fuertes contrastes térmicos que se dan a diferentes niveles. Ojo: que sean meses inestables no significa necesariamente que sean los más lluviosos, sino que tienen el clima más cambiante e imprevisible, por lo que el tiempo es mucho más difícil de pronosticar.


Abstinencia de carne

Muchas familias católicas se abstienen de comer carne el Viernes Santo. En realidad, la prohibición religiosa de no consumir carne no se limita a este día, sino a todos los viernes de Cuaresma. Como curiosidad, comentar que esto se aplica a cualquier tipo de carne, incluyendo fiambres y embutidos.


Potaje y torrijas

En España, el plato protagonista de la Semana Santa es el potaje de vigilia. Tradicionalmente servido el Viernes Santo, el origen de esta tradición no está demasiado claro, aunque podría responder perfectamente a una cuestión pragmática. Siendo los ingredientes básicos los garbanzos, las espinacas y el bacalao, este plato aporta un alto valor nutricional que suple con creces la ausencia de carne en el menú.

Un enfoque también práctico (pero más goloso) encontramos en el dulce por excelencia de estas fechas: las torrijas. Se cree que su origen se remonta a la Edad Media, sirviendo para dar un uso al pan que no se consumía en acompañamiento de carne durante la Cuaresma, y de paso hacer más llevadera la abstinencia.

 

Huevos de Pascua

Otro elemento muy característico de estas fechas tanto dentro como fuera de España, son los huevos de Pascua. 

Ya en la antigüedad, y antes de cualquier connotación religiosa, la figura del huevo tenía una fuerte simbología de nacimiento y renacimiento, fertilidad, vida. Por ello, algunas culturas lo asociaban con la llegada de la primavera. Posteriormente, el cristianismo de la Edad Media adoptó este símbolo como representación de la Resurrección de Cristo; y como durante la Cuaresma estaba prohibido el consumo de huevos, estos eran conservados para regalarlos al finalizar este periodo.

Este alimento está presente en multitud de tradiciones. Aparece, por ejemplo, en la leyenda del Conejo de Pascua (personaje que portaba una canasta llena de huevos). También lo vemos en las monas de Pascua, dulce típico de diversas regiones españolas. En cuanto a la denominación de "mona", por cierto, se cree que proviene del árabe munna, que significa «provisión de la boca», o del término latino munus, que significa «regalo que obliga al intercambio».

Calificar el artículo:

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Viernes, 22 Octubre 2021